Rating your dentist is easy!

1. Enter the zip code to find the dentist
or
2. Can't find your dentist, enter their information below then rate them.


Odontofobia: miedo al estar cerca del dentista

La odontofobia es un trastorno de ansiedad específico del tipo: sangre, inyecciones, heridas, y dolor. Es un miedo acentuado y persistente o irracional de objetos o situaciones tocantes a un dentista o el consultorio del dentista. Puede tener que ver con el olor del consultorio, el ruido que hace los herramientas del dentista o su asistente, o puede ser por una mala experiencia en el pasado donde lo que hizo el dentista dolió demasiado. Aun el pensar en una evaluación bucodental es demasiado estresante por alguna gente con odontofobia.

El miedo a los dentistas cada vez se está tomando más en serio y algunas voces prácticamente lo vean o describen como un trastorno psicológico. Si uno experimenta ansiedad cuando tiene que acudir a un dentista, puede inducirle a posponer o incluso cancelar su cita y esto suele tener efectos negativos sobre su salud bucodental. Un 35 por ciento de los españoles sufren de odontofobia, debido a diversas causas psicológicas que tratan muchos profesionales de eludir en sus gabinetes.

El miedo de ir al dentista es normal y la mayoría de las personas lo padecen. Algunas personas presentan un verdadero pánico manifestado en consulta, y por lo tanto nunca van al dentista a menos que sea una emergencia. Y aún es estas ocasiones, hay gente que tiene que ser endrogada para entrar el consultorio de un dentista.
Síntomas de la odontofobia:

. Miedo de situaciones nuevas o desconocidas
· Sensación de desamparo
· Sensación de falta de control
· Sensación de imprevisibilidad

A veces, se empieza la odontofobia por cuentos de otros (cuento fatídico de un pariente o amistad sobre un tratamiento dental mal hecho o doloroso). En muchos casos de la odontofobia, el miedo anticipado al dolor (ansiedad de anticipación), logra con que la percepción subjetiva sea alterada. En la actualidad, gran parte de la culpa de esos miedos reside en el gran desconocimiento en torno a los avances en odontología que se han producido en los últimos tiempos. Incluido en estos avances es el uso de gas que hace que el paciente se tranquiliza y en ciertos aspectos disfruta del tiempo mientras que el dentista trabaja.

Uno de los consejos para perder el miedo a ir al dentista es no hacer caso de las experiencias que nos cuenten familiares y amigos y pensar más en la fea apariencia que tendríamos sin dientes – ni hablar de los afectos negativos de nuestra salud bucodental si no visitamos al dentista a menudo. Es vital que su dentista se escuche a los miedos de sus clientes sin reír. El dentista debe tomar en serio sus temores y debe entender y ayudar a sus clientes a afrontar la situación. Jamás debe minimizar tus temores. Es importante que el dentista hable con el cliente en qué consiste el tratamiento que te realizará.

De vez en cuando, durante el proceso, el dentista debe tomar pausas para corroborar que su paciente esté bien y que no necesita nada. Eso ayudará al cliente a manejar mejor su ansiedad.

Cuando una persona con odontofobia decide ir al dentista, se debe estar bastante relajado, y llegar con tiempo de anticipo para hablar tranquilamente con el asistente y el dentista antes de sentarse en la cilla del dentista. Si aún así no puedes superar tu temor, existen centros dentales que cuentan con los profesionales y la tecnología para realizar sedaciones más profundas para evitar todo tipo de incomodidad. Pero debe contar con todas las condiciones médicas para aplicar éstas anestesias.